201404.10
0

(Spanish) Valores Banco Santander ¿Venta transparente?

En el mes de septiembre de 2007 el banco Santander realizó una emisión de 1.400.00 Valores de 5.000 euros cada uno, es decir, un total de 7.000 millones de euros. Uno de los múltiples productos “basura” que la banca ha colocado a sus clientes en los últimos años con nefastos resultados para éstos.

La comercialización de esta emisión entre los clientes fue censurable, ya que se realizó con anterioridad a que se registrara la nota de valores de la emisión en la que se detallaba la información relevante de ésta. Para ser mas precisos este fué un hecho que denunció la OCU en un editorial del boletín “OCU inversores” (número 373).

Sin folleto a disposición del público, la información proporcionada al eventual inversor hacía referencia única y exclusivamente a la rentabilidad ofrecida, pero ni rastro de los eventuales peligros de dicha emisión. Sin embrago lo que si tenemos claro es que ninguna entidad debería ofrecer sus productos al público antes del inicio del periodo de comercialización.

La emisión estaba condicionada a la compra de ABN Amro por parte del Santander. Si ésta se efectuaba, como así fue, los Valores se canjeaban por obligaciones convertibles necesariamente en acciones del Santander. Pero eran unas obligaciones convertibles un tanto especiales, que en realidad encubrían muchos riesgos para el inversor de a pie.

Estas obligaciones podían convertirse voluntariamente en acciones del Santander los días 4 de octubre de 2008, 2009, 2010 y 2011 y, de forma obligatoria, en 2012 (ante la que se le venía encima, ya en mayo de 2012, el banco estableció nuevas fechas de conversión voluntaria los días 4 de junio, julio, agosto y septiembre de 2012…incluyendo entre sus condicionantes la renuncia de acciones por parte de los inversores penalizados: una práctica fraudulenta, de mala fe e impropia).

Ahora bien, lo novedoso era el precio al que se canjearían las obligaciones por acciones. Este precio, que sería el 116% del promedio de la cotización de las acciones en los cinco días anteriores a la fecha de emisión de las obligaciones, se fijaba por tanto en una fecha anterior a la de canje y además, a un precio superior al de mercado. De ahí que si la cotización de la acción caía en el transcurso del tiempo el inversor recibiría acciones por un valor muy inferior a lo invertido…como así fue.

Las pérdidas fueron tales que los intereses cobrados con las obligaciones solo sirvieron para reducir en parte las enormes pérdidas.

Aunque las pérdidas cosechadas por cada inversor dependerán del momento en que haya realizado la conversión, hay que tener en cuenta que el grueso de todos ellos esperó hasta el momento de la conversión necesaria en octubre de 2012, esperando una posible subida de la cotización del Santander que menguara las pérdidas. Esos inversores vieron cómo los 5.000 euros invertidos allá por septiembre de 2007 en obligaciones convertibles fueron canjeados en octubre de 2012 por 385,80 acciones del banco (teniendo en cuenta que el precio de canje para éstos fue de 12,96 euros tras el ajuste realizado fruto de las ampliaciones de capital que había efectuado el banco desde 2007). Dado que la cotización del Santander en esa fecha estaba por debajo de los 6 euros, las acciones recibidas tenían un valor en mercado de algo menos de 2.300 euros.

Es decir, en esos 5 años habrían perdido unos 2.700 euros de los 5.000 invertidos en 2007 en esas obligaciones, más de la mitad. O lo que es lo mismo, extrapolando, los ahorradores habrían perdidos unos 3.780 millones de euros de los 7.000 que invirtieron inicialmente. Los poco más de 1.000 euros recibidos en concepto de intereses por cada obligación durante esos cinco años sólo servirían para reducir las pérdidas del conjunto de la inversión hasta aproximadamente el 35%. Teniendo en cuenta el efecto de los intereses cobrados, por cada 5.000 euros invertidos en 2007, cinco años después habría acumulado unos 3.300 euros. Aquellos que aun mantengan las acciones recibidas, dado que éstas cotizan actualmente a unos 6,60 euros, tendrán un valor conjunto de su inversión algo superior, en torno a los 3.500 euros.

A esta emisión acudieron alrededor de unos 129.000 clientes del banco y algunos de ellos ya han sido compensados por el banco pero otros no. es mas, ni siquiera saben de lo sucedido.

Ya hay casos favorables en los Tribunales en los que algún particular se ha salido con la suya alegando error en la contratación del producto financiero, inducido por las técnicas de comercialización deficiente de este producto.

       Desde mi punto de vista técnico, sin entrar en consideraciones de aspecto jurídico, existen dos posibles caminos a la hora de reclamar acerca de este asunto:

       Hay que tener en cuenta que estas obligaciones, tal y como hemos dicho, se colocaron entre la mayoría de los clientes con el folleto de la operación todavía pendiente de aprobación. De hecho, la CNMV ya ha impuesto al Santander dos sanciones basadas en esta inadecuada comercialización.

(Spanish) Valores Banco Santander ¿Venta transparente? was last modified: by

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *